Reparación de fracturas - Po0
199
post-template-default,single,single-post,postid-199,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,transparent_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Reparación de fracturas

El hueso en algunas ocasiones requiere de dos meses para sanar. El fémur fracturado, por ejemplo, tarda hasta seis meses en sanar. El calcio suficiente para fortalecer y endurecer el nuevo hueso se deposita sólo de manera gradual.

Las células óseas también crecen y se reproducen de forma lenta. Aún más, en un hueso fracturado el aporte sanguíneo disminuye, lo que ayuda a explicar la dificultad en la curación de un hueso infectado, indica el fisioterapeuta Miguel Peña. Se presenta diferentes pasos en el proceso de la reparación de una fractura.

Como resultado de la fractura, se rompen los vasos sanguíneos que atraviesan la línea de fractura. Estos vasos, se encuentran en el periostio, en las osteonas (sistemas de Havers) y en la cavidad medular. Conforme la sangre se acumula en los extremos lesionados de los vasos, se forman un coágulo en el sitio de la fractura y alrededor de ella.

Este coágulo se llama hematoma de la fractura, y se presenta en lo general a las seis u ocho horas de la lesión. Como la circulación sanguínea se detiene cuando se forma el hematoma de la fractura, se mueren las células óseas y las células periósticas en el sitio de la fractura.

Aproximadamente 48 horas después de que se presenta una fractura, los osteoblastos y osteoclastos que al final reparan la fractura, incrementan su actividad mitótica. Estas células provienen de la capa osteogénica del periostio, el endostio de la cavidad medular y la médula ósea forman nuevas trabéculas en la cavidad medular cerca de la línea de fractura.

Este es el callo interno. Durante los siguientes días los osteoblastos del periostio forman un anillo alrededor de cada fragmento óseo. El anillo o callo externo se reemplaza por trabéculas. Las trabéculas del callo se articulan con las porciones vivas y muertas de los fragmentos óseos originales.

La fase final de la reparación de las fracturas es el remodelamiento del callo. Las porciones muertas de los fragmentos originales se absorben de manera gradual por los osteoblastos. El hueso compacto reemplaza al hueso esponjoso en la periferia de la fractura.

En algunos casos, la curación es tan completa que la línea de fractura es indetectable, aun en los rayos X. Sin embargo, por lo general permanece como evidencia del sitio de la fractura un área adelgazada en la superficie del hueso.

Para cualquier otra consulta visite una clínica de fisioterapia.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.